Es la cabeza pensante de ideas innovadoras como The Brunch, Laboratorio Canalla, The Singular Meat Japo, La Gastroteca o La Terra By Finisterre. Es un líder natural, pero de los que gusta de predicar con el ejemplo y no tanto de «vender» sus virtudes. Es más de escuchar que de hablar. Es de los que su trabajo consiste en hacer feliz a los demás. Es un cocinero top. En su dni es José Ignacio Fernández Calvo, pero en realidad es Tito. Sí, hablamos de esa persona que lidera la cocina del Hotel Finisterre desde hace más de diez años, y que si en alguna batalla está curtido, esa es la de los banquetes de bodas. Simplemente un dato, aunque lo diga con la boca pequeña pasa de largo de las mil bodas en estas dos décadas de carrera.

 

¿Cómo es la relación entre el chef y la pareja que decide celebrar su banquete en el Hotel Finisterre?

Generalmente, el primer contacto se produce el día de la degustación, aunque previamente Lucía, la directora de eventos, ha hablado tanto con nosotros como con ellos. Las parejas vienen con una idea y en base a ella les solemos asesorar. Es fundamental generar la suficiente confianza como para que nos cuenten lo máximo posible sobre sus gustos, tipo de invitados, origen, edad… Todo esto es muy importante. Después de haber comido modificamos o no su planteamiento inicial.

¿Cuál es la clave para que un banquete tenga éxito?

Tener claros los gustos de los novios es clave para que podamos hacerlo de diez. Si además podemos sorprenderlos con detalles durante todo el evento el éxito estará asegurado.

¿Qué consejos le sueles dar a las parejas a la hora de confeccionar el menú?

¡Va un poco en mi contra! Pero el consejo que más doy es que pongan un menú con pocos platos. Para mí, y de momento ninguna pareja me dijo lo contrario, la fiesta está en el aperitivo y, sobre todo, en la barra libre.

¿Qué no puede faltar en un menú de boda del Hotel Finisterre?

Un aperitivo de bienvenida como ningún otro en la ciudad, con un mínimo de veintidós bocados y con buena música amenizando el inicio de la fiesta.

Llevas más de veinte años haciendo bodas, pasas de largo de las mil… ¿Cómo han evolucionado la oferta gastronómica?

En mi primer año en el Finisterre teníamos diez aperitivos, ahora estamos en veinte y con muchísimas opciones para añadir. Hemos creado también una atractiva oferta en directo, en la que los invitados pueden vivir una experiencia más divertida.

Y las parejas, ¿qué piden ahora?

Lo mismo que cuando empecé: una fiesta para recordar con su familia y amigos y la seguridad de que no le fallaremos. Hay modas, evolucionan las decoraciones, etc. Pero las parejas buscan que la boda sea su sueño hecho realidad. Por otra parte, hay tanto acceso a la información que vienen con fotos y vídeos que vieron en bodas famosas para que las intentemos replicar y, ¡cómo no!, estamos para esto y más…

¿Cómo es la oferta gastronómica del Finisterre?

¡Flexible! Cada pareja quiere que su boda sea diferente a la de las demás, cuanto más creativos y más capaces seamos de personalizársela mejor, escapamos de las ventas en serie. La oferta es muy variada y no nos basamos en un menú, sino en platos y productos que se pueden combinar de muchísimas formas diferentes.

¿Qué es lo que más suele sorprender a los invitados?

¡El aperitivo! Desde una empanada rica, hasta unos gambones con curry o un crujiente de pulpo y chistorra. ¡Todos los gustos tienen cabida! Aunque especialmente, lo que más gusta con las bodas de hoy, en las que cada miembro/a de la pareja es de un lugar diferente (Galicia, Rusia, Perú, China, Alemania, Francia…) y con nuestro estilo preparamos aperitivos para que los invitados conozcan un poco más del novio/a de fuera de Galicia.

A menudo las opciones opciones veganas, vegetarianas, intolerantes… suelen estar menos cuidadas que las demás. ¿Cómo trabaja el Finisterre al respecto?

Tenemos opciones muy atractivas, pero preferimos adaptarnos y en la medida de lo posible modificar las recetas para que estos invitados no se sientan diferentes a los demás. No se puede con todos los platos claro, por lo que la mayor parte de las veces hacemos un servicio a la carta. Preguntamos  a los novios los gustos de estos invitados y confeccionamos el menú en base a eso.

Si te casaras este verano, ¿cuál sería tu menú?

¡Muchos aperitivos, seguro! En cuanto a platos, cambian tanto las cosas en mi cabeza que lo terminaría modificando una semana antes.

Si vuestro próximo sueño es casaros no dudéis en dejarlo en las manos de Tito y el equipo del NH Collection A Coruña Finisterre, ellos sabrán como hacerlo realidad. ¡GRACIAS TITO!